ANAM

Categoria:

BANDAS

Fecha:

18 de mayo, 2018


BANDAS

ANAM

La presente composición está dedicada al maestro virtuoso y gran amigo Juan Ferrer, clarinetista internacional y solista de la Orquesta Sinfónica de Galicia. Juan, valenciano de nacimiento, lleva en Galicia más de 25 años, de ahí que, después de asumir la gran responsabilidad de escribir la presente obra para este genial clarinetista, considerase oportuno hacer referencias a esa preciosa tierra, pero desde lo etéreo, lo celta, los sentimientos, etc.

Por ello, decidí utilizar el idioma gaélico para el título general y para cada uno de los cuatro movimientos en los que se divide la obra. ANAM significa “alma”. Para mí Juan es eso, alma en todo lo que hace. Pasión, cariño y optimismo. De ahí que además de un extraordinario músico, sea una grandísima persona siempre dispuesta a ayudar, a sacar lo mejor de la gente y a ver el lado bueno de las cosas. Con el título pretendo rendir mi humilde homenaje a Juan en toda su extensión (como músico y como persona).

La obra se divide en cuatro bloques que nos harán recorrer diferentes estados de ánimo a lo largo de los 20 minutos de duración de la misma. Cada uno de esos bloques va acompañado de un subtítulo con el fin de relacionar música, palabra e ideas por parte del espectador.
Así, los cuatro movimientos son:

1. Cuimhe: una introducción misteriosa y etérea dejará paso al movimiento más celta de la obra. El significado de la palabra cuimhe sería lo más parecido a “morriña”, nostalgia. Un tema delicado y preciosista que describirá la añoranza y los paisajes de Galicia.  
2. Talamh: “terrenal”, de la tierra, desde las entrañas. Un tema enérgico y muy étnico. Las raíces, lo que sale de dentro, el pisar en firme, etc, estarán descritos en este movimiento donde el virtuosismo se da cita, lleno de recursos técnicos que insuflarán un soplo de aire fresco al espectador y contrastará con el primer movimiento.  
3.Sadachd: llegamos al movimiento más delicado y expresivo de la pieza. Un tema lleno de profunda melancolía describirá esa necesaria tristeza presente en algunas ocasiones de nuestra vida. Una tristeza contenida que gracias a la armonía empleada y a las líneas melódicas desarrolladas estará llena de luz en muchos momentos, vislumbrando siempre la esperanza y la belleza de las cosas y de las personas. Movimiento para disfrutar de la capacidad lírica y expresiva del clarinete.  
4. Beatha: se traduciría como vida, vital. Este cuarto y último movimiento pretende ser un canto al optimismo, a la energía, a lo positivo. Un tema muy pegadizo y jovial será el hilo conductor de esta compleja sección que sumergirá al espectador de inmediato en un baño de energía y “buen rollo”. El movimiento descansará en una amplia cadenza donde el clarinete desplegará todo su virtuosismo, para enlazar con la coda final que hará vibrar a los espectadores en sus asientos.

Podéis conseguir los materiales en: 
http://www.branfor.com/es/shop/banda/sinfonica/anam/detalle


Os dejo con el primero de los 4 movimientos en su 
estreno desde Taiwán: